viernes, 29 de junio de 2012

billete a ninguna parte

Todo pasó a un ritmo endemoniado. Yo era joven, bueno lo sigo siendo pero en esa época era “joven-joven”. Ahora joven a secas. Recuerdo que decidí mudarme a una ciudad lejana del este del país. Había acabado mis estudios y ya nada me retenía en mi ciudad. Doris había decidido emprender una exitosa carrera en el mundo del arte.

Una mañana me levanté, cogí lo básico, lo metí en mi maleta de piel rasgada y me fui. Recuerdo dejar una nota encima de la mesa como despedida para mis padres. Me consta que mi madre no me ha perdonado por ello, es posible que ya no forme parte del fideicomiso que dejó el abuelo al morir.
Una vez en el aeropuerto, compré un billete, sin rumbo fijo tan sólo elegí el próximo vuelo. Vuelo corto.  A mi lado se sentó una chica atractiva. No era guapa, ni mucho menos pero tenía algo. Se puso a hablar conmigo. Yo me quise hacer el interesante y tan sólo tardó medio minuto en llamarme gilipollas. Aún así perseveró y me contó que había formado un grupo de pop con otras tres chicas. Y que empezaban la gira en esa ciudad. Me invitó al concierto inaugural.

“Lo pensaré”- le dije.
“No vuelvas a mostrarte como un gilipollas. Sé que eres buen tío. Ven, no tienes nada que perder”- me dijo.

Me dio cuatro señas.  Esa noche,  acudí al club. Guau. Brillante. Fue un espectáculo increíble. Me invitaron a la fiesta posterior. Gente muy guapa. Ella me susurró algo al oído y la seguí. Entramos en un cuarto. . Allí puso música y empezó a bailar. El tema pintaba bien. Se quedó en ropa interior. Dijo que tenía calor. Ummm, yo también, pensé.
Abrió la ventana. Era una noche fría.
Se acercó y saltó al vacío.

De 100 a cero en dos segundos. Me quedé helado y plantado ahí.
Llegó la poli. Me trincaron, me acusaron de querer violarla y de matarla.

Todavía recuerdo a mi madre diciendo: “no hables con extraños”. Le faltó añadir “aunque estén muy buenas y tengan cara de buena gente”.

Me quedan cinco años de condena.




12 comentarios:

  1. Experto en dejar a los lectores con el culo torcido...

    ResponderEliminar
  2. Mi cara al final, es siempre la misma cuando vuelvo aquí. Me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chica triste, bienvenida!! Me gusta saber que soy capaz de cambiar el gesto de una cara.

      Eliminar
  3. Bueno, por lo menos llevabas todo lo que necesitabas encima. Espero que te pillara con muda limpia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilis, de casa se sale siempre con muda limpia, siempre!

      Eliminar
  4. Los extraños son extraños y punto, está claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina; qué sería del mundo sin los extraños?

      Eliminar
  5. Muy bueno!!! Y con un final sorprendente, que es lo que más me gusta ;).
    Besos!!! Y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lili; gracias. Siempre es bueno sorprender!

      Eliminar