lunes, 17 de diciembre de 2012

la última cena

Juan abre la nevera. La estudia con detenimiento mirando balda por balda qué productos hay y cuáles hay que comprar. Intuye que la planificación será, de nuevo, primordial. Su menú será clásico pero con toques de modernidad. “El club” como se autodenominan está formado por gente variopinta pero los gustos clásicos predominan.


Ha pensado en unos entrantes suaves, algo así como una crema ligera de guisantes con toques de parmesano y aceite de oliva. Las tostadas de sésamo con reno ahumado tampoco faltarán ni la mousselina de foie con virutas de ibérico. Empezarán con un chardonnay fresco que acompañe estos tres platillos. La gente suele beber más al inicio de la cena por lo que ha previsto comprar el doble de botellas de blanco que de tinto.

El plato principal será, como ya viene siendo tradición, una espalda de cordero asada con frutas y hierbas del bosque. Para entonces, María ya irá medio borracha ya que el blanco le pierde. El sector carnívoro engullirá el manjar con una sonrisa en la boca y la copa de tinto en la mano. Escogerá un vino fuerte de la tierra para dar cuerpo al ágape.

El postre es el momento culminante. Nada de turrones, nada de dulces típicos. Tiramisú, como marcan los cánones, será el elegido. Copa de cava y pacharán.

La sobremesa es, en el fondo, lo que todos están esperando ansiosos. Saben que es la hora de la ruleta y de la orgía. Todos los miembros de “El club” son millonarios y avariciosos. Gente triste sin ganas de compartir lo que tienen. Se reúnen una vez al año por estas fechas. Cenan bien, beben mejor, follan cómo si fuera la última vez ya que, efectivamente, para uno de ellos lo será.

Uno de ellos morirá a manos del revolver dorado. Su fortuna se repartirá entre el resto. El muerto habrá dejado un papel con el nombre de su sustituto.

Juan intuye que cenará bien.



9 comentarios:

  1. Ostia tú, nen, que emoción; ahora bien, con un blanco As Sortes 2010, godello de Valdeorras, un tinto Pago Florentino 2009 de la tierra de Castilla, un dulce Monastrell de jumilla, Olivares, por ejemplo, del 2006, y un cava Vintage Titiana de parxet, el que se pegue el tiro en la cabeza al menos irá bien despachado hacía el otro mundo.

    Salud, y que las balas no se acuerden de nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clochard; veo que eres un experto en el tema así que me dejaré aconsejar.

      Salud!

      Eliminar
  2. Me cago en la leche! con lo bien que había empezado la entrada, imaginando que estaba allí sentada para comer todas esas cosillas y pimplar vino sin mesura... según seguía leyendo ya no me apetecía estar allí :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rune; no te cagues en la leche,... Viendo la hora de tu comment es normal que el principio del post te gustara (hambre?) y el final no tanto.

      ;)

      Eliminar
  3. Buena idea, propongo que nos reconciliemos con los cosins y juguemos a eso, obviamente que les toque siempre a ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morel; Sabes que no lleagaríamos a la parte del revolver y eso,...A. le metería una hostia al "Capitán de Yate" al cabo de 5 mins.

      Eliminar
    2. Sí, con A. nada de sutilezas. Le rajaría el cuello con la tapa de la lata de melocotones en almíbar.

      Eliminar
  4. oh que bueno! hacía mucho que no leía sobre tu club de ricachones extravagantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilis; me encanta este club de ricos pirados!

      Eliminar