martes, 10 de marzo de 2009

carta de un padre a un hijo

Vienna, 19 de septiembre de 2009.

Hola hijo;
¿Cómo te va? Espero que todo te vaya bien, seguro que te cuidan mucho allí en el "bombo de la vida" como le llama el bueno de Javier.
Hace tiempo que no nos vemos, demasiado quizás. Dicen que has crecido mucho en los últimos tiempos, ya eres todo un mozalvete.
Tan sólo decirte que aquí en Vienna el tiempo es bueno y cada día mejora. El sol parece haberse instalado en la fría ciudad austríaca. Tu madre te manda recuerdos.
"Tápate, come bien, duerme mucho"- ya sabes, cosas de madres.
Por aquí todo está tranquilo, esperando que es gerundio pero somos pacientes. ¿Tienes decidido cómo vendrás? Pepe me ha recomendado los aviones pero ya sabes que yo siempre he sido más de tren. El viaje es más sosegado, más lento pero te permite captar ciertos detalles que el "chisme a reactor" simplemente los ignora.
Tus primas te añoran, y ya piden la hora. "Piden más que el gobierno"- como solía decir Isa.
En tu anterior misiva preguntabas "pels avis" y la abuela.... pues ya sabes con sus temas, sus historias pero felices de verte una vez más. A la abuela ya la han declarado "pensionista oficial", está encantada de poder pagar sólo la mitad del billete del autobús.
Y el resto de la família bien. Juan sigue con sus incursiones nocturnas en la anciana Vienna. Martín sigue inmerso en la apertura de su pequeño negocio de peletería, las cosas le van bien. Y de Francisco, pues tan trasto como siempre...

En fin, nos vemos en breves.

P.d.- no olvides traer un buen pacharán para brindar juntos.

Firmado;

Tu padre.

4 comentarios:

  1. A estas alturas de la historia... ¿existe violín o ya se ha quemado?

    ResponderEliminar
  2. no sé, eso lo deberías saber tu, no???

    ResponderEliminar
  3. brillante lo del violón, Axel !!!

    ResponderEliminar