miércoles, 3 de abril de 2013

Buffalo soldier

Intuyo que es uno de esos momentos. Uno de tantos pocos, dónde uno sabe que el rumbo de su vida está cambiando y que lo que está pasando en estos escasos segundos retumbará para el resto de sus días.


Te miro fijamente a los ojos, los cuales han perdido el brillo natural. Ha sido instantáneo, como darle al “off” y ver cómo se desdibujaba la expresión de tu cara. Tus facciones han pasado de mostrar una rudeza extrema, situación normal dadas las circunstancias, a trazar el camino al vacío.

Fusil en mano, me agacho y te arranco la cadena que llevas colgada al cuello. Limpio el barro incrustado en ella para intentar adivinar algo de tu vida. Leo un nombre, impronunciable en voz alta, y veo una fecha grabada. Tan sólo tienes- tenías perdón- 17 años y acabo de parar tu reloj.

Por unos escasos segundos me imagino tu vida adulta con una mujer y un par de hijos primero y con varios nietos después. Pero no va a ser así. Era tu reloj o el mío.

Miro mi muñeca y veo que las manecillas siguen su curso habitual sin alteraciones dignas de ser comentadas. Giro sobre mis pesadas botas después de haber sacudido el denso barro que se acumulaba en ellas.

Era él o yo, me digo,…pero no puedo evitar llorar al pensar que hoy he matado a una persona- la primera de una larga lista- si quiero salir de este lodazal. Vestido de verde y con una justificación pero eso no me consuela.

10 comentarios:

  1. El otro día leí que no se había dado nunca una guerra entre democracias. Ahora que todos (yo incluído) rajamos de nuestra democracia imperfecta, no está mal recordar este dato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morel, viendo "Band of Brothers" uno entiende que no estamos tan mal,...

      Eliminar
  2. El tuyo es más chungo todavía, jeje. Ésto si da miedo.
    Muy bien narrado por cierto, espero no tener nunca que decidir entre otro y yo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inmagina; un poco chungo sí que tiene que ser la verdad.
      Gracias por pasarte;)

      Eliminar
  3. Metáfora de la vida. Muchos lo toman al pie de la letra y salen de casa cada mañana con su fusil abrillantado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MAría; pues aunque no lo había visto de esta forma no andas nada desencaminada!

      Un saludo; Sandler.

      Eliminar
  4. Muy buen relato. Duro, pero muy bien hecho.

    Cuando la gente normal se ve en estas circunstancias no hay justificación posible, sólo excusas. Porque los que se ven en estas situaciones son gente normal; los culpables de verdad nunca llegan a embarrarse las botas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarambana; gracias! no podría estar más de acuerdo.

      Eliminar
  5. Me gustó mucho, aunque coincido con lo que dicen acá arriba: muy triste.
    La cruel realidad de las fucking guerras, no me quiero ni imaginar lo que debe ser pasar por una...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva; bienvenida! debe ser horroroso por eso, de vez en cuando, viene bien ponerlo todo en perspectiva!

      Eliminar