martes, 16 de abril de 2013

Redecora tu vida

Me imagino una casa con un gran ventanal en el salón que permite una generosa entrada de luz con vistas a un frondoso bosque. El mobiliario y el estilo son claramente nórdicos, todo funcional pero de diseño, sencillo pero con los detalles necesarios. Imprescindible la fuente con frutas fresca en medio de la mesa larga de madera que domina el comedor. El salón, discreto con dos sofás más bien pequeños y una televisión también pequeña. Un porche, claramente ganador en las noches de verano.


Arriba las estancias sencillas y nada ostentosas, sólo lo imprescindible, cama, mesita y lámpara. La chimenea no puede faltar, sin eso todo lo demás carece de sentido. Lavabos claros y con mucha luz. La cocina debe ser la joya de la corona, amplia y grande ya que será el centro neurálgico de la casa cuando vengan los nuestros, los sospechosos habituales. Espacio para el vino y una barbacoa fuera para los fines de semana.

Me gusta, la cabaña-refugio va tomando cuerpo.

“Señor Antúnez, ya puede pasar a su sesión de quimio”- interrumpe ella.

“Le han dicho alguna vez que tiene la dudosa virtud de llegar en mal momento?”- contesto.

“No entiendo”- dice la enfermera.

“Yo tampoco entiendo muchas cosas y aquí me ve”- bajo la cabeza.

11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. No, pero leer esto me dió bajón... la quimioterapia está por todas partes últimamente. Es guay el relatillo igualmente, eh?

      Eliminar
  2. Un lugar guay para escaparse esa cabaña. Puedes ponerle vino?

    ;-) Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Vino, y buena música, imprescindible.
    La mía es toda rústica, con muebles de madera maciza tratados con cera, muchos cojines, cortinas, libros y colores cálidos.
    Por soñar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inmagina; el rollo de los muebles con cera no lo domino...

      Eliminar
    2. Jaja, yo y mis estupideces, me refiero a que no estén barnizados y brillen, sino que parezcan rusticos y envejecidos, es que mi padre es carpintero y algo se pega.

      Eliminar
    3. Inmagina; ahhhhh!!! yo soy cero manitas!

      Eliminar
  4. A eso lo llamo yo: zas en toda la boca!! Volver a la realidad, precisamente cuando menos ganas tienes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MAría; pues sí patadón en la boca! o tarjeta roja y pá la ducha,...que bajón!

      Eliminar