lunes, 9 de enero de 2012

se trata de Ud.

Un día sin apenas percibirlo se dará cuenta usted que ha cruzado una línea. Es una raya que no se ve, que no se toca y que no sabe a nada. Miento, su gusto emana destellos de cierta amargura que combinan con la sensación de que el tiempo apremia. Usted se sabrá perdedor desde el primer momento en esta desigual batalla pero su sentido del deber para con los suyos le obligará a cerrar filas y apretar los dientes. Unos dientes que han dejado de lucir su esmalte sano y jovial de antaño y que de forma lenta se ha ido tornado en un color enfermo y sin vitalidad. No hay dentista para estos casos ni empaste clínicamente probado que adopte la forma de escudo que usted tanto necesitará. Buscará los rincones como medida preventiva y refugio aislado antes de salir a la palestra y ofrecer su mejor cara, como el político que se aísla en un camerino a memorizar el falso discurso que soltará ante la muchedumbre corta de miras y con ganas de oír dulces cantos de sirena. Tan sólo los grandes verán en usted que la luz se atenúa, sin perder la esencia pero mostrando un matiz inusual. Oscurece, pase en silencio por favor y que tengan usted una feliz noche.

12 comentarios:

  1. Verdad. Y aún así, en quince años, miraremos atrás y diremos, si éramos unos chavales !!

    ResponderEliminar
  2. Como dice Morel.. todo es cuestión de perspectivas.

    ResponderEliminar
  3. Qué hostia acabas de darme, me he quedado tal como si me hubieran dado la paliza de mi vida, yo no necesto esas cucharadas de realidad, se estaba muy bien en mi mundo cuando todo vestía color rosa. Jo...cómo te pasas.

    ResponderEliminar
  4. Morel; cierto...

    Marina; buenas! pues sí todo depende de la perspectiva...mola verte por aquí de nuevo.

    Aina; ya será menos aunque un toque de vez en cuando no viene mal...

    merci;)

    ResponderEliminar
  5. a veces la realidad golpea y se teme mas que a un dentista :(

    ResponderEliminar
  6. Jo; a mi el dentista sigue sin gustarme.

    Marta; no es para tanto.

    Srta Sunshine; bueno verte por aquí. Jajaja, veo que os afecta el tema.

    Buenos días!

    ResponderEliminar
  7. Me gusta. Está claro que depende mucho de cómo nos miremos, no? Feliz día.

    ResponderEliminar
  8. He leído hace poco que alguien (no recuerdo quien) decía que, si teníamos en cuenta la otra opción, el paso del tiempo no puede darnos miedo. Me ha venido a la cabeza al leer tu entrada. Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Pilis; gracias!! de acuerdo en que tiene un punto rarito.

    Rose; todo depende de cómo se mire está claro.

    Lili; las opciones no son muchas y mejor celebrar el paso del tiempo, algo es algo!!

    ResponderEliminar