martes, 3 de abril de 2012

Wodka con leche

Ellen estaba reponiendo el carrito de las bebidas, el cual había sido saqueado por el grupo de chicas histéricas con cara de Paris Hilton pero con una cuenta corriente bastante más modesta. Eran horteras porque llevaban los típicos gorros fálicos en la cabeza y miraban de forma adolescente al resto del pasaje.


Era su último vuelo de la semana antes de tomarse unas vacaciones en el Algarve. Este año no quería un destino exótico como Seúl, Sydney o Cuba. Tan sólo quería un buen hotel, con buenas instalaciones, un bonito albornoz y zambullirse en la piscina privada de la habitación con vistas al mar. Por la noche, saldría a tomar algo, se ligaría algún camarero o soltero despistado y tendría sus necesidades básicas más que cubiertas.

Ellen estaba harta de su trabajo. Harta de las quejas de los pasajeros, harta de que los pilotos le tocaran el culo cuando embarcaban al avión. Harta de la imbecilidad de la supervisora de azafatas. Y harta del traje ridículo que llevaba.

Dicho esto, Ellen era consciente de su pasado. Sabía que el hecho que hubiera tenido que cambiar de identidad no le dejaba muchas opciones. Sus flirteos con la droga y la mafia la habían puesto en un serio aprieto años atrás. La policía le ofreció un buen trato, libertad, una nueva vida, una nueva identidad, dinero y un trabajo estable para rehacer su vida. A cambio, tenía que escribir tres nombres y tres direcciones.

Dimitri, Giuseppe y Sonya. Ella les dijo que los encontraría en un bar y que tenían que arrestar a los tres que pidieran un vodka con leche.

Ellen respiró tranquila el día que el inspector Wilkins le confirmó su detención. Ella precavida como siempre exigió las fichas policiales. Wilkins vaciló primero pero luego acabó accediendo. El partido se había acabado y Ellen había salido ilesa.

No obstante, durante ese vuelo tuvo una sensación extraña. Cómo cuando sabes que algo va mal sin saber qué es lo que va mal. Timothy, su compañero se acercó y le pidió que le pasara el vodka. Ellen lo hizo.

“Ah, y pásame la leche también. En el 24C hay un sonado que me ha pedido un vodka con leche”

18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. exacto, hay gente pá to!
      Gracias por pasarte por aquí!!

      Eliminar
  2. Que bueno, Sandler. Y que yuyu le tuvo que dar a Ellen, menudo escalofrío por la espalda... Quién es el ocupante del 24 C, Wilkins? Es que lo del Wodka del título me ha mosqueado, y al fin y al cabo Ellen es un cabo suelto...
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yuyu máximo! Wilkins es un traidor,...porqué te ha mosqueado lo del wodka del título?

      Eliminar
    2. Ohhhhh, no me digas que lo he pillado!!! Soy la leche de lista ;-)
      Por qué me va a mosquear???? Por la W doble y porque tú nunca escribes con faltas de ortografía (a pesar del cuadrilingüismo ;).
      Más besos!

      Eliminar
    3. Mmm, aquí no se puede dar a "me gusta", ¿no? Desde luego que has estado fina Lili...

      Eliminar
    4. Lili; bien visto se nota que trabajas en el ramo! Lo de la W del título lo estuve meditando y al final pensé que la W le podía dar un toque especial (ya veo que me equivoqué),....

      Exter; Lili en temas de espiar es muy fina (jajaja),...

      Eliminar
  3. :) muy bueno, como siempre. Me encanta leerte, debe gustarnos un tipo parecido de lectura, no sé, siempre me gusta lo que escribes, más aún que cómo lo escribes.
    Buenas tardes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exter; gracias. Seguro que no te paga mi madre para tenerme contento?

      Eliminar
    2. Ya sé que soy un poco pelota, pero es que es lo que me sale decirte. De todos modos, voy a no hacerte la pelota en las próximas entregas, que se ve que se acostumbra uno a lo bueno muy fácil.
      PD. Jijijiji, es verdad, que Lili está muy puesta en lo de los espías :D

      Eliminar
  4. Ops, para tirarse por la ventanilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aina; espero que te refieras al vodka con leche,..

      Eliminar
  5. Un pasado turbio te perseguirá siempre, hasta en el cielo jajaja
    ¡que bueno!casualmente te he descubierto y creo que yo tambien pediere un vodka pero con limón, me gusta así.
    Un saludo desde Tenerife y te dejo enlace de mi blog por si quieres tomarte algo, estas invitada.
    http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gloria, bienvenida. Siempre nos gusta ver gente nueva por aquí. Encantado me pasaré por tu blog,...
      Nos vemos; Sandler.

      Eliminar
  6. Muy bueno, Sandler.
    Y si no hay leche?????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilis; gracias. Los carritos de los aviones siempre tienen leche (en esas mini tarrinas asquerosas),...pero buen punto!

      Eliminar
  7. Trago a trago, sorbo a sorbo, me ha encantado, y el final por qué no, claro que si... después pasaron más cosas, las que a cada cual se les ocurran. Salud.

    ResponderEliminar